Avatar: casi un hito.

29 12 2009

Tengo que decir que fui emocionadísimo a ver la película. Es más, la última vez que fui al cine fue hace casi dos años, y aquella vez me interesaba mucho más la compañía que Harry Potter -sí, Harry Potter… ¿y qué?-. Cuando entré hoy a la sala 6 del único cine de Piura, poco a poco fui recordando cada una de las razones por las que prefiero ver en mi casa las películas que me parecen interesantes: la fidelidad del sonido en Cineplanet es sencillamente mala; tienes que pararte al baño porque TIENES que tomar por lo menos una gaseosa; si llegas tarde debes ver la ‘peli’ de costado; y si tienes mala suerte, como yo la tuve hoy, algún chibolo detrás tuyo hará preguntas a cada rato y te pateará la silla de tanto en tanto.

No me malinterpreten, me gusta el Cine, pero odio ir al cine. Esta aclaración merecía un párrafo para ella sola.

Ahora sí: Avatar. La historia no es nada original. Para ser honesto, me pareció una mezcla entre Pocahontas y The Matrix. Cameron se repite en el futuro apocalíptico de Terminator y el triángulo amoroso de Titanic. El tema de fondo, la conservación del equilibrio natural, es tratado de una manera demasiado directa. Estereotípica, diría. La lucha entre nativos y colonizadores/destructores es un encaro directo al modelo histórico de hacer patria de EE.UU., desde el lejano oeste hasta Irak.

“El hombre consumido por su ambición” es el núcleo de las dos películas de Cameron que ya mencioné, lo que hace de Avatar la pieza final de una trilogía. El asunto es, querido James, que si vas a decir lo mismo por tercera vez, deberías ponerlo de la manera más original posible, y no de las más obvia: un coronel con banderitas americanas contra nativos naturalistas en taparrabos.

Una de las cosas que me emocionó con esta cinta es que vi por ahí un comentario que decía: “Ir a ver “Avatar” ahora debe ser como haber ido al estreno de “Star Wars” en los 70’s”. Bueno, no. El asunto es que James Cameron es un gran ‘hacedor’, pero George Lucas es un ‘creador’. De ahí que a uno le confíen las películas más caras de cada década, y que el otro haya tenido que sufrir con sus dibujos y crear después su propia productora.

Avatar no llegará a ser “Star Wars” por la sencilla razón de que el tema final de Lucas era más trascendente: la lucha entre el bien y el mal en cada uno de nosotros. El cuidado del medio ambiente no tiene nada de malo, pero la manera de resolverlo de Cameron es demasiado incidental, demasiado política. Todo el que la ve sale convencido de que EE.UU. es el malo, ¿no?

Aún así, hay que aplaudir, y muy fuerte, el trabajo de realizador de James Cameron. Sólo una persona a quien Hollywood le tiene tanta fe puede habernos dado, y en tiempos de crisis, la primera película en la que simplemente uno no nota el cambio de realidad a animación. Sencillamente espectacular. Tengamos en cuenta que incluso se desarrolló un nuevo tipo de animación por computadora, exclusivamente para la película; y que el propio Cameron creo una nueva cámara 3D.

Justamente por esa enorme fama que carga el director, me sorprendió notar un único error -y cuando es uno solo es peor- de coordinación en la coreografía pre animación. Es decir, cuando “se actúa con el aire” para después poner al personaje animado. Fue en la escena en que el jefe de los Na’vi se mete en un helicóptero y golpea con su arco a un soldado. Me parece que el viejo James está aflojando…

Otro error de producción que llama la atención es la selección del leitmotiv de la pareja. Se trataba de música étnica africana, demasiado similar a la de “El rey león”. Eso me hizo pensar después que, en general, los Na’vi son demasiado humanoides… ¡Incluso besan! El fundamento fisiológico del beso es que los labios tienen muchas terminaciones nerviosas… ¿Cuáles son las posibilidades de que una civilización de otro planeta sea TAN parecida? Además, ¡¿para qué quieres tus labios, si tienes una especie de conector USB en la punta de la trenza?!

Ahora, aquí, súbitamente, muere el egresado de Comunicación y entra el fanático: fui al cine después de dos años; me compré mi vasito de Avatar; dije “Chévere” como diez veces durante la película; lloré cuando el héroe arengaba a su pueblo; hablé de la película todo el camino y durante la cena; y vine corriendo a escribir esto apenas pude. Así de alucinante es, y vale la pena ir a verla. Probablemente vaya de nuevo, o espere a comprar el DVD… veremos. Por ahora, ¡voy a bajar mi diccionario de Na’vi!

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

12 01 2010
karla moran

que bipolar eres jajajajaja

23 01 2010
Ama

Hola, la verdad encontré estas anotaciones buscando fotos de Avatar (acabo de verla) que por cierto me pareció una película que abarca mas niveles de los que le son otorgados. Creo que en parte es natural que lo que más se comente sobre la película es el “equilibrio natural”, sin embargo, soy una persona que me gusta fijarme mas en los detalles que en los mensajes directos, y por eso estoy en desacuerdo contigo cuando dices “La historia no es nada original. Para ser honesto, me pareció una mezcla entre Pocahontas y The Matrix”, No niego que la comparación con Matrix es bastante clara, sin embargo se dieron comentarios y preguntas dentro de la película que me parecieron interesantes sobre las conexiones mentales/corporales/espirituales sin contar la presencia de los conflictos de una adaptación cultural, de un entendimiento del propio cuerpo energético, la ambigüedad del aprehender en general a ser Seres evolucionados, y el hecho de no entender como estamos conectados a todo lo que nos rodea. No niego que puede parecer un tema “repetido” el de conectarse con el propio entorno Biológico sin embargo parece que por mas que sea repetido no es enteramente recibido. Quizás el desacuerdo se debe simplemente a la diversidad de gustos, pero creo que Avatar demuestra mas cosas de las que vemos a “simple vista” y que incluso pueden no ser proporcionadas por el director, pero las vemos y las encontramos, que no hayan sido “a propósito” no quiere decir que no existan. Concuerdo contigo cuando hablas de la forma en que existe el bando malo “nosotros” y un bando bueno “ellos” pero no creo que “Todo el que la ve sale convencido de que EE.UU. es el malo” creo que todo el que la vea va ha tener que decir: “Es cierto, a veces podemos ser bastante idiotas y resolver las cosas a los golpes”.
Y pues por ultimo “¿Cuáles son las posibilidades de que una civilización de otro planeta sea TAN parecida? Además, ¡¿para qué quieres tus labios, si tienes una especie de conector USB en la punta de la trenza?!” bueno, respondo que quizás muchas posibilidades o quizás ninguna, pero hasta que no se sepa de una civilización en otro planeta no lo sabremos jeje y pues la verdad dudo mucho que aun si todos tuviéramos conectores USB en la punta de la trenza nos besaríamos con ellos, creo que el gesto de el beso en los labios no solo concuerda con las terminaciones nerviosas, sino también con el hecho de que el momento del beso es un momento de silencio, sellamos aquello que también utilizamos para transmitir las palabras, etc.
Creo que mucho de lo que dices tiene cierta certeza pero si estuviera de acuerdo con todo lo que escribiste no habría dejado este comentario no?.

23 01 2010
fbarranzuela

Ama, muchas gracias por tu comentario.

Como dices, tenemos gustos diversos. Aunque yo diría que se trata sobre todo de maneras distintas de ver las cosas. Cuando recién salí de ver la película estaba fascinado también por lo que me dices, pero al escribir fui dándome cuenta de nuevas cosas.

No digo que esté mal “escribir en caliente”, pero quizá con un poco más de reflexión y una perspectiva más amplia (con más datos), tu punto de vista podría cambiar, como cambió el mío. Por mi formación en Comunicación y Filosofía no podía dejar pasar ciertas cosas, como la historia del director, la relación con otros filmes, las implicaciones políticas y el parecido con los humanos. Hay distintas formas de interpretar estos y todos los demás temas que se tocan en la película, pero dentro de todo creo que ambos hemos sido bastante coherentes con lo que creemos de ella. Te felicito, porque sé que ser coherente no es fácil.

Me gustó mucho tu argumento para justificar el beso en la película: “es un momento de silencio, sellamos aquello que también utilizamos para transmitir las palabras”… En el mismísimo borde entre lo romántico y lo racional. ¡Me encantó!

Gracias de nuevo por tu comentario tan interesante. Espero que vuelvas a encontrar mi blog. Y me gustaría saber de dónde eres, que estudias o en qué trabajas (para entenderte mejor) Saludos!

27 01 2010
fan avatar

bueno esta pelicula me encanto y se las recomiendo esta buenicima y mejor en 3dimencion bueno chao

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: