¿Qué necesita la Región Piura?

1 09 2010

Pues la lista es interminable, pero voy a centrarme en tres cosas de las que nadie habla, y que tienen que hacerse ya.

1.Invertir en los pueblos playeros y atraer inversión turística

En Sechura, al sur, todos están contentos con la exportación de fosfatos. Con la mina, los sechuranos tienen más dinero, pero increíblemente esto significa que contaminan más los manglares y playas vírgenes de su provincia. Hay que convertir esos lugares “protegidos” en  reservas naturales reales, y sacarles provecho de esa manera. En treinta años Sechura puede ser una atracción turística en pleno auge, o un pueblo moribundo en el que una vez hubo una mina.

Al otro extremo, Máncora, una de las playas más famosas del mundo, es un pueblo lleno de delincuentes. Y no sólo carteristas, sino empresarios sin visión que cobran una barbaridad por pésimos servicios. Ambas zonas, y muchísimas otras en el medio, serían más atractivas para una verdadera inversión hotelera si hubiera carreteras, servicios básicos -y no tan básicos, como banda ancha- y seguridad. Piura podría ser el Acapulco de Sudamérica, si a alguien le importara.

2. Mejorar el transporte y comunicación con la sierra

El año pasado se terminó una carretera que va hacia Huancabamba desde Morropón. Sigue en buen estado, pero supone un recorrido de seis horas en forma de “U” a través de la mitad de la región. La gente de Huancabamba encuentra mucho más fácil vender sus productos en Chiclayo, donde además obtienen mejores precios.

El viaje a Ayabaca es más tedioso todavía, y con buen clima puede tomar ocho horas. Una lástima, porque en Ayabaca he probado la mejor carne y los mejores vegetales de mi vida, pero no hay -virtual o totalmente- cobertura celular, banda ancha o agencias bancarias. Además, nadie comercia de manera competitiva y eficiente fertilizantes, maquinaria, combustibles o herramientas. Ayabaca es una ciudad que depende del contrabando de ida y vuelta con Ecuador.

Ayabaca es más que el Cautivo y los bocadillos

Mucho se habla de si los candidatos son pro agro o pro minería, pero ni lo uno ni lo otro existirá hasta que se construyan carreteras de verdad: amplias, señalizadas, y sobre todo que resistan los elementos y se puedan desbloquear rápido.

3. Terminales terrestres

Creo que, en parte, los problemas de tránsito de la ciudad de Piura se deben a los terminales terrestres informales o formalizados a la mala. Como están en el centro, los buses impiden el tránsito urbano y deterioran las pistas. Si estuvieran en las entradas de la ciudad, podría distribuirse en ellos a las empresas de acuerdo a las rutas que cubren, y mejoraría la formalidad y la seguridad. Además, el centro se descongestionaría no sólo de los buses, sino de los taxis que los nutren.

>>>>>

Estas ideas, que no he escuchado a ningún candidato, se pueden resumir en ampliar y mejorar la infraestructura de comunicaciones. Con lo poco que he viajado, puedo asegurar que los caminos y la información son vitales para cualquier otra actividad, y creo que ya es momento de perder el miedo y hacer lo que se debe: conectar todo Piura para conocernos entre nosotros y poder entregar todo lo que tenemos. Si hay que mover dunas en el desierto o atravesar montañas, ¡pues que lo hagan!

Se dice fácil, pero requiere de dos cosas: decenas -si no cientos- de millones de soles, y un grupo de personas capaces de elaborar buenos proyectos y que no le deban nada a los interesados en que las cosas sigan igual.

La plata llega a nuestras manos todos los años, y la mayoría regresa a Lima porque nuestras autoridades son incapaces de elaborar proyectos que puedan ser aprobados. Piura es una de las regiones que menos presupuesto ejecuta, mientras otras piden y gastan más cada año.

Sobre los fondos de los candidatos hay que hablar claro: los transportistas que no quieren pagar buenos terminales, financian políticos; los que se hacen ricos con la precariedad en Máncora y Sechura, financian políticos; y los que quieren que la sierra siga pobre para engañar y explotar a su gente… Esos financian a medio mundo.

Capacidad y búsqueda del bien común. En algún momento eso significó hacer política.





@elcomercio, cuida tu web

10 11 2009

Comas perdidas; palabras repetidas; letras cambiadas por alguna vecina en el teclado; espacios fallidos… Ayer fue un día particularmente bajo para el control de calidad de la web de “El Comercio”. Por eso, me animé a escribir algo que venía pensando desde hace unas semanas, cuando noté que los errores eran algo más que ocasionales.

En primer lugar, hay que recordar que la web de “El Comercio”, a pesar de ser la que lleva la delantera en el periodismo electrónico peruano, todavía no produce material propio. Toma elementos gráficos o audiovisuales de otros medios, incluido YT, y los introduce en su galería de imágenes, donde les pone un pie de foto, una “bajadita”. En el caso de los textos, estos casi siempre provienen de las redacciones de la edición impresa, y son resumidos o ligeramente reestructurados para la web.

Hay que ser justos, y reconocer que los chicos de la web lo hacen generalmente bien, aunque uno se encontraba de vez en cuando un texto inconcluso -les fallaba el copy and paste-, o algún error de digitación. La cuestión es que desde hace un par de semanas para acá, estos pequeños y no tan pequeños errores se han hecho más frecuentes. La imagen que sigue es una captura de la galería multimedia de ayer 09 de noviembre.

Galería EC

Noten que dice “El ministerio del Interior ruso despidió a un agente de policía publicó un vidoe video de YouTube denunciando un acto de corrupción de su departamento”. Bueno, el texto debía decir probablemente “(…) despidió a un agente de policía que publicó un video en YouTube, en el que denunciaba un acto de corrupción en su dependencia“. Ponemos una palabra que falta, sacamos una que sobra -y que estaba mal tipeada-, corregimos un nexo, evitamos un mal uso de gerundio y cambiamos la última palabra para evitar la ambigüedad.

Probablemente uno pueda pensar que fijarse en esto es demasiado. Al final, un error lo comete cualquiera, ¿no? Bueno, tengo que decirles que sólo en la galería multimedia de ayer 09 de noviembre, hay cuatro  o cinco más de estos errores. Eso ya se nota. Además, no se trata de “cualquiera”. No se trata de una web estatal o un blog de fama pasajera. Si el “decano de la prensa peruana” no cuida sus formas en Internet, ¿quién lo va a hacer?

La verdad es que me preocupa. Si en vez de mejorar, El Comercio empeora, personalmente interpreto que aceptan que en Internet no es tan importante la corrección al escribir. ¡Vamos chicos, no se rindan! La gente que hace los comentarios a la loca, o los que tienen páginas menos importantes no pueden determinar nuestra actitud. ¡Ustedes deben enseñarnos cómo!

P.D.: Tampoco me parece que echen mano de materiales de tan baja calidad como esa celebración del gol de Juan Vargas que pusieron el domingo.

Por Fernando Barranzuela