Logo UDEP ¿Rey o reina?

7 07 2010

*Ok, ok, no se dice “logo”, pero para entendernos: “isotipo” será imagen; “logotipo”, el texto; y “logo” la marca visual completa.

Como toda institución grande, la Universidad de Piura está llena de tradiciones y códigos, explícitos y no escritos. El más tangible de estos símbolos es el escudo de la universidad, diseñado hace cuarenta años bajo cánones heráldicos. Cada color, forma, trazo y palabra en latín tenía un significado específico para los fundadores de la UDEP, aunque ahora los hayamos olvidado -pero esa es otra historia-.

Lo que me interesa contarles ahora es la transición del mal uso del escudo al -por ahora potencial- buen uso del logo UDEP. Digo mal uso del escudo porque cada generación de cada dependencia de cada centro o cada facultad lo modificó de acuerdo a su criterio -no siempre- estético. Algunos dejaron el escudo en líneas, otros recortaron la réplica de bronce del Edificio Principal de campus Piura, e incluso algunos profesores piden carátulas con la versión de piedra del Edificio de Gobierno como sello de agua.

Digo *Potencial buen uso del logo porque el diseño todavía no es definitivo; porque aun no tiene manual; y porque hace falta una buena dosis de divulgación -¡Linkear esto sería un buen inicio!-. Pero me preocupa sobretodo que la Dirección de Comunicación (DirCom) quiera cambiar su reina por otro rey. La verdad, yo no juego ajedrez, pero no le veo lógica a la falta de una o la réplica del otro.

Es entendible que con lo costoso que fue llegar al consenso sobre la marca, quieran cuidarla mucho; quizá tanto como al escudo que se usará menos para que ya no se hagan remakes -yo mismo hice el mío-. Pero si limitan a priori su uso, pueden terminar con poco más que dos diseños intocables con cuarenta años de separación.

Bueno, les contaba… El primer paso hacia una identidad visual más fresca se dio el año pasado. DirCom llenó el Campus con un diseño conmemorativo por los 40 años de fundación, y, por un año, todos nos olvidamos del escudo y sus variantes desvariadas. Incluso en la web de UDEP se podían descargar fondos de pantalla -creo que todavía andan por ahí-.

Para el comienzo de este año tenían ya algunos logos preliminares que simplificaban el escudo heráldico y renovaban los tipos de fuente. Pero el diseño, encargado a la agencia Toronja, no pasó al primer intento porque restaba demasiado detalle a los elementos originales, que como les conté, están llenos de significado.

Por ahora tenemos un isotipo que consta de las líneas base del escudo sin color de relleno, pero con el azul de fondo en un tono más oscuro. El tipo de fuente del logotipo cambia sutilmente, y ahora es a dos renglones, para que encaje mejor en documentos y merchandising sin reducir mucho su tamaño.

Ahora, para nosotros los detallistas, quizá el mejor elemento del diseño sea la pérdida del doble marco que encierra el texto del isotipo (el latín). Eso permitió cambiar y agrandar la fuente sin desequilibrar el logo, y así pasamos de una banda muy gruesa con puntitos ilegibles a un lema en un idioma muerto pero con nueva vida.

Me dice Juan Carlos Villacorta, jefe de DirCom, que a mediano plazo la marca todavía podría cambiar un poco, quizá al quitar más detalles del isotipo. Por ahora están concentrados en definir un manual de marca y comenzar la transición, aunque no hay mucha comunicación al respecto…

Al nuevo logo le veo un potencial enorme, si es que el manual por redactar lo explota en vez de limitarlo. Creo que DirCom debería decirle a la gente UDEP “Oye, he aquí tu logo, ¡que no es el escudo! Úsalo”. El material de la marca debería estar disponible en la web en todos los formatos, e incluso la universidad debería alentar su uso -¿Alguien dijo concurso de diseño de las nuevas bolsas de regalos?-.

A medida que la gente conozca la nueva marca y la diferencie del escudo, ambas se usarán distinta y correctamente. Quién sabe, el cambio que DirCom planea puede surgir del ocio de algún alumno creativo…

Anuncios




El muro, el mall y las redes sociales

10 11 2009

La UDEP no deja caer el velo, y desperdicia el enorme potencial de sus “followers” y “friends”.

A lo largo de 40 años, seguramente habrán surgido razones de peso para que la universidad trabaje de sus muros para adentro, así que no cuestionaré la forma en que se relaciona la universidad con la ciudad de Piura.

De lo que se trata este post es de la información que se le da a la gente de la universidad, es decir, del trabajo de comunicación de los muros hacia adentro. Y qué coincidencia, ¿no? Comenzaremos por hablar de un muro.

14857020091007133315

Este es el bendito muro. El “triángulo” que interrumpe la Av. Sullana -que por el momento termina ahí donde se ve un poste de alta tensión- y “se mete” en un asentamiento. Más allá de las discusiones legales y sociales en los diarios, la universidad, como institución, no dijo nada hacia adentro. Sí, seguramente los profesores de Derecho hicieron alguna defensa, o los de Comunicación un análisis de la cobertura. Pero como Universidad de Piura, nadie dijo nada a los alumnos, docentes y administrativos.

Mall en EC

La historia se repitió días más tarde con lo del centro comercial. Lo de arriba es la nota que salió publicada en el suplemento Día_1 de “El Comercio”, el 02 de noviembre. Por este medio se enteraron algunos profesores, alumnos y ex alumnos, quienes luego lo difundieron y comentaron como se pudo. Todavía no hay versión oficial.

Digamos que la gerencia de la universidad y los supuestos ofertantes querían llevar esto con discreción… ¡No! ¡No se puede llevar algo así con discreción! Estamos en 2009, y las cosas se saben de inmediato. ¿Nadie le dijo eso a la gerencia? Bueno, primer error.

Entonces, con la premisa de que se iba a saber en cualquier momento, ¿por qué no mandar un correo a los trabajadores? La universidad comenzó como un sueño de pocas personas, ¿no? Algunos de ellos llevan décadas aquí. Recuerden que parte de su atractivo, para trabajadores y alumnos, es que hasta hoy se comporta como una familia. Dos.

Y bueno, se supo. Porque tenía que ser así y punto. ¿Y qué hacemos? “No decimos nada”. ¡Tampoco! Hay un principio antropológico muy simple: A la gente no le gustan los vacíos. Tenemos un impulso por completar lo incompleto, y cuando no tenemos conocimiento de causa, ¡divagamos! ¿Les suena “mitología”? Ya pues, eso.

No vamos a decir que hay una versión por cada alumno, porque seguramente más de la mitad no saben. Tampoco vamos a decir que a todos los que saben les importa. El hecho es que a los que sí les importa los demás los conocen. Como para cada curso, hay líderes de opinión a los que los demás alumnos recurren para saber más sobre la universidad.

Vamos a concentrarnos en Twitter: La lista “Udep” de @salo_qj, estudiante de FCom, tiene 48 alumnos y exalumnos. Estoy seguro que son más. Sólo basta echarle un ojo a los 420 “followers” de @udepiura. En mayor o menor grado, cada una de estas personas entiende que Twitter se trata de comunicar lo que te pasa en ese momento y consideras importante.

La universidad, por su parte, tiene una idea distinta -y equivocada- de Twitter: una vitrina. Hasta hace poco, @udepiura no seguía a ningún alumno. Si usan Twitter para poner anuncios, pero no interactúan con la gente, no tiene sentido. Creo que aun no se enteran de todo lo que se dice de la universidad, los profesores, los cursos. Esa información debería ser esperada, anotada y analizada.

Cada uno de los seguidores de @udepiura puede convertirse en un momentáneo agente de relaciones públicas de la universidad. Ya ha pasado muchas veces. En esto de la Web 2.0 no somos sus “clientes”, sino sus “colaboradores”. ¿A alguien se le ocurre alguna otra razón para seguir en Twitter a su universidad?

Como si se tratara de los profesores, este grupo de alumnos y ex alumnos podría convertirse, si la UDEP se lo propone, en una herramienta de apertura hacia los demás udepinos y piuranos.

Hagamos un ejercicio: “Nos han propuesto arrendar una parte sin uso del campus para construir un mall. Estamos evaluando.” Listo. Sobraron incluso 42 caracteres.

De repente lo del muro no se solucionaba con un “twit”, pero si se reúne la versión de la universidad en una herramienta de comunicación interna, como la web, y se pone el link… ¡Es fácil!

Recuerden que si quieren que @udepiura los siga en Twitter, tienen que enviarle un reply con el tag #soyudep.

P.D.: Puse “Friends” porque tenía entendido que la universidad tenía cuenta en Facebook, pero me ha sido imposible ubicarla. Eso no puede ser bueno.

Por Fernando Barranzuela





Brevedad

28 09 2009
“Los peruanos no hemos creado nada. Nuestra constitución es similar a la de EE.UU.”
-a continuación, lee un párrafo de la constitución peruana-
“Ah no… ¡Me equivoqué! ¡Nosotros hemos creado el floro!”
Carlos Hackanson
Profesor de Derecho Constitucional
(tomado de frasesudep)

Todavía pensamos que la web de un medio o un evento es un espacio donde se puede colocar todo el material que no se puede entregar en físico por cuestiones de espacio o presupuesto. Si seguimos viendo las cosas de esta manera, lo más probable es que el lector se acostumbre a no encontrar cosas interesantes en nuestro sitio.

Cuando se redacta para la web, habría que ser incluso más breve, pues la persona que compra un diario lo hace con la intención de leer, pero el que entra a nuestra página quiere encontrar fotos, audios o videos. Nuestro texto estará siempre en el camino del usuario, y para captarlo debemos ser breves e interesantes.

Tomemos como ejemplo la presentación del Taller Trinacional organizado por la Universidad de Piura. El texto fue colocado en el sitio electrónico del evento. La redacción es impecable, pero no es quizá lo más adecuado para una página web:

El título del texto es muy largo. Hay que tener en cuenta que ya el banner dice todo eso. Se dan muchos rodeos para decir las cosas, y se usan verbos compuestos cuando lo mejor sería usar construcciones más directas. Hay también algunas frases de más que podrían evitarse para no aburrir al lector.

Con esto en cuenta, podríamos haber puesto lo siguiente:

TALLER TRINACIONAL EN LA UDEP: INTEGRACIÓN A NIVEL ACADÉMICO

El Taller Trinacional Universitario de Diplomacia Ciudadana y Resolución de Conflictos se realiza en el marco de las Cátedras CAN “Comunicación para la Integración”, que se realizan de forma itinerante en las ciudades andinas de Quito, Piura, Pasto y Sucre.

Las cátedras son un proyecto de la Federación Latinoamericana de Facultades de Comunicación Social (FELAFACS); y cuenta con el apoyo de la iniciativa de la Comunidad Andina y la Unión Europea denominada “Acción con la Sociedad Civil para la Integración Andina”. El propósito es acercar culturalmente a los pueblos que integran la Comunidad Andina de Naciones (CAN): Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú.

Gracias a la actividad del Área de Comunicación Internacional de su Facultad de Comunicación,  la Universidad de Piura es la anfitriona de la segunda Cátedra, la primera  en el Perú. El evento congregará docentes, investigadores y alumnos de las Facultades de la Universidad de Cuenca y la Universidad Técnica Particular de Loja (Ecuador); la Universidad de La Sabana (Colombia) y la Universidad de Piura (Perú).

La organización y el éxito de este evento demuestra el apoyo de los centros académicos al proceso de integración de nuestras naciones andinas y latinoamericanas.

Por Fernando Barranzuela